Decibelios Magazine

Miguel Rivera (Maga): “Hemos despojado las canciones de su ropa, las hemos dejado desnudas y las hemos vuelto a vestir con ropa diferente”

0

Callejeamos pos la zona de las reconocidísimas Setas de Sevilla para acabar en un rinconcito de lo más especial de la ciudad. La librería Caótica, frecuentada por el protagonista de esta ocasión, es el punto de encuentro con Miguel Rivera en un día de constante atención a los medios, deseosos por saber qué es lo que deparará el fin de gira de Salto Horizontal. Y es que no ha sido una gira cualquiera, ya que ha supuesto mucho más que una vuelta a los ruedos para el grupo sevillano. Consolidado como uno de los máximos exponentes del pop indie nacional, con dieciocho años de trayectoria musical a sus espaldas, Maga quiere poner fin a este período de una forma especial. Lo hará acompañado de violín, viola y violonchelo, invitados únicos y la gran ilustradora María Hesse para inmortalizar esos momentos inolvidables. Las citas son en Granada (10 de octubre en el Teatro Alhambra), Sevilla (18 de octubre en el Teatro Central), Barcelona (16 de noviembre en la Sala Apolo 2) y Madrid (23 de noviembre en Ochoymedio Club). Hablamos de todo ello y de los venideros (y prometedores) proyectos de futuro con el vocalista del grupo, que nos recibe muy bien rodeado del acogedor aroma a libros y café que caracteriza el lugar.

ENTREVISTA A MAGA

Entrevista: Esther Pérez

Fotografías: Carolina Jurado

 

P: Habéis vuelto y sin duda ha sido a lo grande. Tendréis mucho que contar de esta gira. ¿Cómo ha sido la acogida de Salto Horizontal?

R: Pues mira la verdad que después de dos años de parón que tuvimos no sabíamos muy bien a qué nos íbamos a enfrentar a la hora de llevar las canciones al directo. Pero fue una sorpresa comprobar que el publico no solo no se había olvidado de nosotros, sino que estaba celebrando que tuviéramos material nuevo. Y ocurrió lo que no había ocurrido nunca, que muy pronto en la gira la gente ya empezara a cantar las canciones en directo. Dos meses después de estar el disco en la calle ya estaba la gente coreando los estribillos. Entonces eso nos hizo sentirnos satisfechos y seguros de que habíamos sacado un disco realmente bueno. Contentos y con motivación para continuar.

P: ¿Ha superado vuestras expectativas?

R: Sí, hombre nosotros claramente sabíamos que era un disco que iba a gustar porque no hubiéramos sacado un disco cualquiera después de tanto tiempo sin sacar disco. El que fuera que sacáramos tenia que ser uno del que estuviéramos totalmente satisfechos. Entonces, llevarlo al directo y comprobar que la gente empatiza con el repertorio, pues nos dio ganas de continuar, claro. Eso fue hace año y medio, ha sido una gira por toda España y ahora pues los últimos cuatro conciertos, que son como otra vuelta de tuerca.

¿Créeis que ha marcado una nueva etapa en la trayectoria del grupo? No solo como “vuelta a los ruedos”, sino como etapa en la vida de un grupo. Como una forma de evolucionar…

R: Sí porque la pausa nos dejó un poco con el contador a cero a nivel interno. Queríamos descansar mental y físicamente los unos de los otros, y del proyecto. Mirarlo con perspectiva. Y cuando volvimos con Salto Horizontal volvimos con espíritu y energía renovada. Una frescura muy parecida a la que teníamos a los comienzos del grupo. En cuanto a actitud, en cuanto a motivación… Y claro, eso evidentemente nos ha situado en una etapa vital diferente en torno al proyecto. Y creo que eso también se transmite al público. La madurez y el saber hacer que igual no transmitíamos tanto cuando lo dejamos. Y por supuesto ha marcado un punto de inflexión a nivel artístico. Empezamos a trabajar con productor, cosa que no habíamos hecho nunca, con Ángel Luján que produjo Santo Horizontal y con quién empezaremos a grabar el siguiente disco nada más terminar la gira. Tenemos bastantes bocetos y a partir del último concierto de la gira el 23 de noviembre en Madrid, nos ponemos ya a trabajar estos bocetos con Ángel para meternos a grabar en mayo.

P: No es la primera vez que estáis en Sevilla con Salto Horizontal, se os pudo ver por ejemplo e Interestelar 2017, cuya acogida fue bastante brutal. ¿Os gustaría volver a repetir la experiencia allí?

R: Sí, por supuesto. Lo que pasa es que yo creo que la siguiente vez que estemos en Interstelar debería ser con un disco nuevo. Me apetece presentar el disco nuevo en casa en todos los sentidos. En la ciudad y en Interestelar, que también es de la familia.

P: ¿Qué significa siempre para ustedes volver a casa?

R: Bueno para mí hubo un tiempo que era volver a casa. Yo vivía en Madrid y efectivamente cada vez que tocábamos aquí era volver a casa. Desde enero vivo aquí en Sevilla otra vez y es como celebrar con mis conciudadanos, aunque suena político (risas), la música de Maga. Un grupo que ha nacido aquí, ciudad que nos vio nacer… Como se suele decir, nadie es profeta en su tierra. Hace quince años, a los principios de Maga, tuvo que pasar un tiempo hasta que la gente en Sevilla nos siguiera, cuando ya funcionábamos por ahí. Pero sí que es cierto que tenemos esa sensación de que cada vez que tocamos aquí, la gente nos acoge, nos sienten como parte del legado artístico pop de Sevilla. Este año cumplimos 18 años como grupo, mayoría de edad, entonces la gente nos quiere. Los seguidores de toda la vida que han crecido con nosotros, gente que ha llegado después… Y bueno, se dan fenómenos propios de grupos maduros, como gente que nos dice que conoció a su chico y a su chica en un concierto de Maga, que tienen un niño, que el niño conoce y canta las canciones de Maga… En fin, cosas que no te pasan cuando llevas dos años con un grupo.

P: Pregunta siempre obligada. ¿Salas y teatros o festivales?

R:Son dos contextos muy diferentes. De hecho, para mí son tres contextos. Salsas, teatros y festivales no tienen nada que ver. Uno se prepara para tocar de manera diferente en cada uno de esos entornos. El festival es como que requiere un repertorio mas enérgico, más inmediato, más vitalista que de alguna manera apele al público a bailar, a corear… Son canciones más rápidas, solemos tirar de clásicos más a menudo porque tenemos el tiempo más limitado. Cuando tú presentas un disco, te regodeas más en el repertorio que estas presentando en ese momento. Con salto horizontal este año y medio hemos tocado prácticamente todas las canciones del disco en cada uno de los conciertos. Había alguna que se caía un día en particular, pero generalmente todas las canciones. Los teatros son otra historia. De hecho el fin de gira de ahora, que vamos a hacer en cuatro ciudades, dos de ellas son teatros (Sevilla y Granada). Y es un espacio que particularmente me encanta. Creo que el hecho de que la gente esté sentada, crea un ambiente más especial, más intimo, la atención… La gente se hipersensibiliza a la hora enfrentarse a una propuesta artística, ya sea de teatro, música o poesía. Pero sí que es cierto que el propio continente condiciona muchísimo al espectador y también al artista. Estar en el escenario, con el telón, es como si fueras parte de un cuadro de alguna manera. Ese silencio, el respeto que suele haber en los teatros te permite unos matices que generalmente no puedes tener en un festival. Matices de intensidades, por ejemplo. El repertorio suele ser especial, canciones más introspectivas, una cadencia más lenta… Y particularmente, a los conciertos de fin de gira le hemos dado una vuelta de tuerca en ese concepto porque hemos ido a buscar versiones diferentes y nunca planteadas. Estaremos con un trío de cuerda, de violín, violonchelo y viola, y nunca antes habíamos trabajado con cuerda. Entonces es como re-descubrir los temas. Me gusta decir que lo que hemos hecho es un proceso. Hemos despojado las canciones de su ropa, las hemos dejado desnudas y las hemos vuelto a vestir con ropa diferente. Y ha sido un placer cuando hemos empezado a ensayar con las cuerdas. Yo mismo, siendo el compositor de la mayoría de las canciones, me emocionaba escuchándolas, cantando y decir.. Dios, no había nunca imaginado las canciones con esta forma.

Creo y espero que el público sienta lo mismo que yo al cantarlas. Creo que sí, porque con los vídeos y las primeras píldoras que estamos soltando en las redes sociales, todo el mundo está flipando con el resultado, escribiéndonos a tope, felicitándonos y diciéndonos que qué emocionante y qué bonito. Así que yo espero que cuando lo vean en directo, lo disfruten.

P: Hablando de re-descubrir canciones. ¿Qué diferencias y similitudes sientes entre cuando hace más de quince años cantabas, por ejemplo, las primeras veces de Diecinueve, y ahora en estas últimas veces que la has cantado?

R: Pues mira, es curioso. Porque hay cosas que coinciden, en cuanto a las emociones que provoca el cantarla. Y otras que son completamente diferentes. Cosas que coinciden son el hecho de, antes intuir y ahora saber que es una canción importante para, modestia aparte, la historia del pop español. Somos un grupo bastante modesto en cuanto a las declaraciones respecto a creernos más importantes que nadie. Pero es inevitable después de 18 años y del recorrido que han tenido las canciones, reconocer nuestro legado. Porque a veces somos incapaces o nos cuesta bastante reconocer nuestros propios méritos, pero creo que es justo que reconozcamos nosotros mismos ese legado que estamos dejando a la música de este país. Entonces, canciones como Diecinueve o Agosto esquimal, que cuando las tocábamos las primeras veces, intuíamos por cómo le llegaba a la gente, por el feedback, que eran canciones que iban a ser importantes en la vida de esas personas. Y ahora 18 años después te das cuenta de que efectivamente lo han sido, ha habido niños que han nacido y crecido en medio de eso. “Gracias a nosotros” han surgido historias. Lo que te comentaba antes, mucha gente que se acerca a decirnos que somos casi los padrinos de sus niños, diciéndonos: “nos conocimos en un concierto de Maga, nos enamoramos y cuando estábamos en la cama se escuchaba Maga de fondo” (risas). Entonces ahora cuando hacemos, por ejemplo, Diecinueve, con las cuerdas, de una forma que nunca la habíamos hecho, ocurren dos cosas: que siento la misma emoción de estrenar algo importante, como cuando tocábamos las primeras canciones con una caja de ritmos y unos medios muy precarios, que sentíamos que estábamos haciendo algo importante. Y también que contamos con el conocimiento que tenemos de que ese tema ha dejado un pozo en la cultura pop de este país en los últimos 15 años, ¿no? Entonces, es como volver a vivir la emoción del estreno de algo, estrenar algo que consideras importante o que crees, que intuyes y que estás seguro de que es importante para mucha gente. Entonces a nivel de emoción es igual de intenso. No estamos haciendo algo mecánicamente, como reproduciendo de forma mecánica algo que ya sabes que va a funcionar. Todo lo contrario, es algo de lo que siempre hemos huido maga, de repetir fórmulas. Siempre hemos intentado darle una vuelta de tuerca más a los sonidos, las letras… A veces con mayor acierto que otras, pero siempre hemos intentado avanzar, siempre hemos intentado explorar los horizontes que depara el mundo Maga.

P: Para celebrar vuestro decimoquinto aniversario, reunisteis en vuestro disco a todo un elenco de artistas… ¿Tenéis pensado volver a hacer algo similar con otros artistas?

R: En los conciertos de fin de gira de Salto Horizontal no vamos a reunir a muchos invitados, pero sí hemos querido invitar a un artista amigo en cada uno de los cuatro conciertos. Annie B Sweet estará en Granada, y para Madrid Barcelona y Sevilla tenemos también un invitado que iremos mostrando a nuestros seguidores conforme se vayan acercando las fechas. Va a ser un invitado por concierto, será un invitado especial que tiene que ver de alguna manera con Salto Horizontal o con Maga.

P: Y de cara al próximo proyecto, algún sencillo… ¿Os gustaría hacer alguna colaboración?

R: Pues la verdad es que últimamente hemos hecho colaboraciones, el último single que sacamos fue Juego con Santi Balmes. Y ahora mismo no sé decirte, es posible. Pero desde luego, no es una prioridad. Ahora mismo la prioridad a nivel de composición es trabajar mucho material para a finales de enero más o menos empezar a hacer maqueta ya sólida, y en mayo como te he comentado antes, meternos a grabar. O sea, que prioridad ahora mismo, las canciones. Y después ya veremos si hay colaboraciones o no.

P: ¿Cómo ves el indie nacional actual?

R: Pues una cosa que me gusta decir siempre y que creo que es justo es el nivel de profesionalización que veo en el sector en todos los estamentos, tanto los grupos como las agencias, las salas, los festivales por supuesto… Cuando nosotros empezamos era todo mucho más precario y más amateur. Ahora los grupos desde muy pronto, desde el primer disco tienen las ideas súper claras, una propuesta escénica muy estudiada, salen con una actitud profesional. Tocan mucho mejor que tocábamos nosotros cuando empezábamos. Y eso se nota. Digamos que España está al nivel de otros países ahora mismo, cuando hace quince años no era así. Era una cosa mucho más de andar por casa.

P: Crees entonces que muchos grupos emergentes lo tienen ahora mucho más fácil que antes…

R: Sin duda, y entre otras cosas, por las redes sociales. Nosotros cuando empezamos, incluso grupos anteriores de principios de los 90, las únicas vías de comunicación que teníamos eran el correo postal, las cintas de cassette y un tiempo después el CD. Pero era todo ultra doméstico, ultra precario. Y muy artesanal. Las redes sociales no dejan de ser la versión 2.0 del correo postal, pero llegas a todo el mundo si quieres y te lo curras bien. Creo que es una puerta, un escaparate para tu producto artístico. Y el dejar ver las entretelas de los grupos, para el seguidor es muy interesante. Yo pienso en artistas que admiro y me gustaría saber cómo hace las cosas. Tengo curiosidad por saber cómo es su día a día. No ya a nivel íntimo, sino su día a día artístico, por qué pone tales canciones, qué le inspira, dónde trabaja… A mí me gustaría ver una entrevista del grupo que me gusta en este entorno, y no en un bar de noche. Bueno depende del tipo de grupo. Pero creo que muchos seguidores de Maga que me vean hacer una entrevista en una librería que frecuento, porque vengo mucho por aquí y vivo aquí al lado, pues de alguna forma le propicio una idea de cómo es Miguel Rivera en su día a día.

P: ¿Qué grupos escuchas tú?

R: Pues escucho de todo. Pero últimamente estoy escuchando bastante música latinoamericana. Ha habido un redescubrimiento en mi cida, que es Lisandro Aristimuño, que es un artista argentino. Otro grupo mexicano que se llama Porter. Estoy pensando en mi lista de Spotify, ¿sabes? .El último disco de Carmen Boza me gusta mucho, tengo el último disco de Zahara también. “Mi prima de Úbeda”, como yo la llamo. Siempre me pongo la música en el móvil andando por la calle, porque en mi casa, lamentablemente, no me puedo poner a escuchar música, me quedo dormido de lo tan cansado que llego siempre. Y por la calle, pues está guay. Alguien me dijo hace poco que por la calle pues puede pillarte un coche, pero también que si estás haciendo una actividad mientras haces música, empiezas a perder capacidad de reacción o de atención… Y no sé, no voy a dejar de escuchar música por la calle por eso (risas).

P: Para terminar, ¿Qué sensaciones tenéis y qué esperáis de estos días que vienen de fin de gira?

R: Pues mira, yo espero que la gente viva el concierto como nosotros lo vamos a vivir, que es con mucha emoción, la emoción de estrenar un formato nuevo, de tocar canciones de toda la vida. Y de Salto Horizontal vamos a tocar todas las canciones. Ni siquiera puedo decir que lo espero, porque sé que va a ocurrir, que la gente va a disfrutar muchísimo, que se va a ir con la sensación e haber visto algo único e irrepetible.

Leave A Reply

Your email address will not be published.